En busca de más agua

TwitterLinkedInGoogle+Share

En busca de más agua

He leído recientemente una frase que, aunque sencilla, recoge un gran mensaje:

Dicen que el PESIMISTA ve el vaso medio vacío, el OPTIMISTA lo ve medio lleno, el EMPRENDEDOR va en busca de más agua.

Ser pesimista u optimista es una manera de afrontar las circunstancias. Un Optimista es una persona propensa a ver y a juzgar las cosas por el lado más favorable mientras que un Pesimista lo hace por el  lado más desfavorable.

Aunque, a priori, ser optimista es siempre mejor opción, ambas formas de ver el mundo pueden perjudicarte en determinadas ocasiones. Ser pesimista puede frenarte, a la hora de actuar, porque puedes verlo todo demasiado complicado o difícil (considerando que el vaso se está vaciando pero que no puedo hacer nada por cambiar eso). Ser optimista también puede frenarte si se considera que todo está bien como está, o que va a ir bien, (considerando, por ejemplo, que aún nos queda la mitad de agua en el vaso, por lo que no debemos preocuparnos). Aunque ambos ejemplos son extremos, ilustran que, con las dos formas de pensar, existen riesgos de equivocarse.

Hay otra forma, independientemente de lo positivo o negativo que seas, de afrontar las situaciones: Ser práctico. No sirve de nada observar el vaso, analizar la situación y ver el vaso medio lleno o medio vacío únicamente. Hay que pensar que el vaso de agua no se rellenará solo y que si seguimos bebiendo, nuestro recurso, el agua,  irremediablemente se agotará.

¿Podemos comparar esto con la manera en la que las empresas españolas afrontan la situación económica actual? Sí. Muchas empresas se encuentran en fase de “parálisis por análisis”. Miran el vaso (mercado español y sus oportunidades de negocio) desde la perspectiva optimista o pesimista de quienes toman las decisiones, aferrándose o no a datos esperanzadores, pero con algo en común: no acuden en busca de más agua.

Las empresas deben buscar nuevos manantiales para, en muchos casos, asegurar su subsistencia. No es tiempo de pensar, es tiempo de actuar, de buscar nuevas oportunidades de negocio que, a corto plazo, hagan crecer su facturación. Estas oportunidades pueden encontrarse en la internacionalización de la compañía, buscando fuera de nuestras fronteras, en el exterior, en otros mercados.  Y aquí, de nuevo podemos encontrar la doble visión.

Si le propones a un optimista la internacionalización de su empresa, probablemente pensará que “puede ser difícil, pero es posible”, mientras que un pesimista, probablemente pensará que “puede ser posible, pero es muy difícil”. En cualquiera de los dos casos, se tiende a percibir la internacionalización como un proceso difícil y no es así necesariamente.

Track te propone una vía de internacionalización, que es posible y no es difícil: Las licitaciones públicas internacionales a través de organismos multilaterales. Esta alternativa presenta múltiples ventajas: es una alternativa barata (no requiere estar instalado en el país de destino), con seguridad jurídica, con seguridad en el cobro, y es sencilla (con procedimientos estándar) y rápida (el ciclo corto de las licitaciones ronda entre los 6-12 meses).

Si quieres conocer las oportunidades de negocio que ofrece esta opción, contacta con nosotros.

Busca nuevas fuentes de oportunidades.  Deja de observar y analizar cómo baja el nivel de tu vaso y acude en busca de más agua.

TwitterLinkedInGoogle+Share
Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>